lunes, 24 de septiembre de 2007

Por mucho que lo intenté, no logré escuchar el trueno

Como dije en la anterior entrada sobre mis pelis malas insalvables, este domingo fui a casa de mi amigo Juanjo a ver una sesión de cine bastante especial. En realidad, la sesión no se llevó a cabo como se había planeado, ya que de cuatro películas, solamente vimos 2’05 filmes. La lista era:


No sé hasta que punto fue una pena no ver las 4, pero seguramente hubiésemos muerto si lo hubiéramos hecho. No importa. Vimos “El sonido del trueno”, “Hackers” y 5 minutos de “Stealth”. Hackers ya la había visto y, aunque tiene tela, no fue lo que más me impactó. Lo que me dejó trastornado y el verdadero motivo de este post es “El sonido del trueno”, una obra... no tengo adjetivos.

Empecemos con las cosas buenas de la película:
No llega a las dos horas de metraje. Fin. Se acabaron las cosas buenas. Bueno, vale, estoy exagerando. “El sonido del trueno” está basada en un relato de Ray Bradbury (que por desgracia no he leído, por lo que no puedo opinar sobre él) sobre los viajes en el tiempo. Un autor de renombre suele ser un seguro para un filme, pero esta vez no. Intuyo que la adaptación ha sido bastante libre, la verdad. Por lo que he leído, lo único que toman del libro es la premisa inicial, todo el nudo de la película, así como los personajes y frikadas varias es de cosecha propia. No es culpa de Ray.

En resumen, la película nos sitúa en el año 2055 donde una empresa oferta safaris temporales. Transportan a ricos cazadores hasta la prehistoria para que vivan la experiencia de matar a un dinosaurio (y se apresuran a explicarnos a los espectadores que eso no cambia el continuo temporal ya que ese dinosaurio estaba apunto de morir sepultado bajo la lava de un volcán). En una de las expediciones, algo sale mal y ese fallo desencadena una serie de extrañas catástrofes en el presente, llegando, si no lo impiden, a acabar con la raza humana. Este argumento básico (aunque no lo parezca) no es tan malo, lo malo llega después. Si alguien con decencia y algún dote para hacer cine se hubiera hecho con este argumento, hubiera hecho una película, al menos, aceptable.

Todo lo malo llega después de este instante. Hasta el momento, habíamos presenciado fallos formales, de guión, fantasmadas, incongruencias, efectos especiales algo cutres... pero todo eso queda eclipsado por el resto de la película. En cuanto empiezan a verse los efectos del error en el presente, toda la película se viene abajo. Ya no nos importaban los diversos fallos de la película, el guión sin sentido, el croma innecesario en algunas escenas, los efectos cutres... ya no nos importaban porque el mayor error era que nada de lo que ocurría tenía sentido. Las secuencias se sucedían sin sentido como si el guión lo hubieran hecho unos alumnos de instituto a trozos, sin haber leído lo que su compañero había escrito hasta el momento. Poco después averiguamos que quizá había sido así.

Como he dicho, secuencias sin sentido, dinosimios, murciélagos dobles con cola de pterodón, olas temporales como tsunamis, el típico negro que se muere devorado, desapariciones sin explicación, un tío en un armario que pedía silencio, una huella porque sí, una anguila gigante que rompía ventanas y tragaba balas, gente asustada por cartas o tartas o zarzas (según quien lo escuchara), más dinosimios, más olas, trozos de cielo de noche, indios y vaqueros...

Y para terminar, vuelta a la normalidad y a los fallos de guión. Se puede aceptar que si alguien hace una película sobre viajes en el tiempo elija sus propias reglas de lo que sucede cuando se viaja en el tiempo, pero no se puede aceptar que el guionista cambie las reglas cuando le sea necesario para terminar la película. Pero no entraré en detalles.

La cuestión es que la película era una serie de despropósitos. Empezaba mal pero con sentido y acababa igual, pero todo el nudo de la película carecía de sentido y parecía, literalmente, que habían montado trozos de otras películas entre medias.

Nuestra desesperación llegó en los títulos de crédito, cuando nos dimos cuenta de que para escribir este guión hicieron falta tres tíos hechos y derechos. Buscas información sobre ellos y encuentras que lo único que les avala a dos de ellos es “Sahara”, una fallida película de aventuras co-protagonizada por Penélope Cruz; y, al tercero de ellos, la segunda parte de “El Rey León”. O_o’

Pero todo empeora cuando te informas sobre el director. El amigo Peter Hyams (además de tener un Razzie al peor director en el año 2000) es el responsable de una serie de películas que quizá pretendieron ser algo, pero que no. “El Mosquetero” (una nueva versión inútil e intragable de la obra de Dumas), “El fin de los días” (una película que ni el taquillero Schwarzenegger pudo salvar xD), “The Relic” (una de esas películas de ciencia ficción que empiezan bien, pero que continúan mal –aunque quizá sea la mejor del director-), “Muerte Súbita” (una de las películas más decentes de Van Damme), “Timecop” (otra de Van Damme y otro intento fallido de película de viajes en el tiempo), “2010, La segunda Odisea en el espacio” (sin comentarios)... dejémoslo.

Total, que creo que tendré que apuntar esta película a la lista de
películas insalvables. Al menos, pasamos un rato divertido los tres que la estábamos viendo. La comentamos, nos reímos, bautizamos a un bicho... Aunque a Lorena sí le gustó...



P.D. Juanjo, ¿sabías que existe Hackers 3?

9 comentarios:

Jai dijo...

jajajjaja que bueno lo del tipico negro devorado... osea que la peli bien no???

A mi tb me pasa que lo mejor de ver pelis con mis amigos es lo que te ries cuando son malas.

Abrazos

La interrogación dijo...

Lo que dices tú. Es mala de hartazgo pero, sin embargo, resulta entretenida. Tanto desvarío parece que tiene su punto.

Rose Mulligan dijo...

Es lo malo que tiene quedar apra ver películas malas...¡que son malas! Pero por lo menos te ríes y te pasas una buena temporada recordando la mala que era con tus amigos!!
Slaudos!

acoolgirl dijo...

De todas las pelis que citas en el post... solo he visto el Mosquetero!

Me queda tanto cine por ver... o mejor no, visto lo visto! Jajaja!!!

Un besoteee

dani dijo...

No sabía que el film estuviera inspirado el una obra de Bradbury pero seguro que si hubiese podido ver la peli se tiraría de los pelos.

Nina dijo...

La cuestión es: quién financia esto, ¿no tiene ni remota idea del resultado final?

Nina dijo...

ese "quien" no llevaba acento, que había escrito antes otra cosa, sorry...

Pliskeen dijo...

"El sonido del trueno" es uno de los mayores bodrios que he tenido la desgracia de contemplar en un cine. El suspense es nulo, la intriga nula, los efectos especiales son sonrojantes (esas pantallas, por Dios!!Pero que cutres!), las interpretaciones mediocres, y mil y un errores más.

A todo esto, soy un forofo de la literatura de ciencia-ficción y Ray Bradbury es uno de los grandes (y de mis preferidos), así que imaginate la desilusión y la rabia que uno siente ante tal horripilante adaptación.

De todas formas, debo decir a favor de Peter Hyams que ha ido empeorando con el tiempo, llegando a crear bodrios tales como este, pero en sus incios fue un director compentente con algunas buenas películas dignas de mencionar (entre todas ellas, mis preferidas son "Atmosfera Cero" y la genial "Permanezca en sintonia")
Las dos de Van Damme son quizás las películas más correctas y entetenidas del belga. Para pasar el rato sin mcuhas pretensiones xD

Y la secuela de "2001..." está a años luz de la obra de Kubrick, pero no es tan mala como cabría esperar, almenos que yo recuerde xD

Saludos ;)

FraGMenT dijo...

Bajando hackers 3... xDDDDDD

Esperaré a que vuelvas para navidad y hacemos una sesión de hacking extremo o algo.

Nota mental: un hacker no es un mocoso listillo de los ordenadores que hace el subnormal, si teneis curiosidad mirad la wikipedia, gracias.